Logo  
ÁREAS DE TRABAJO PROJECT MANAGEMENT CLIENTES
NUEVA PLANTA
REFORMA Y REHABILITACIÓN
CERTIFICADOS
E INFORMES
GESTIÓN DE LICENCIAS
ASESORÍA EN COMPRA SOLARES
SEGUIMIENTO Y CONTROL DE OBRAS
PARTICULARES
EMPRESAS
COMUNIDADES DE VECINOS
     

Arquitectura Bioclimática - Mucho más que placas solares

El Código Técnico de la Edificación en su de Documento Básico HE: Ahorro de Energía establece que para toda obra nueva y para actuaciones que supongan un gran aumento en la demanda de ACS, la obligatoriedad de la colocación de placas solares térmicas para la producción de ese Agua Caliente Sanitaria, dejando la aportación de las calderas de combustión como complemento.
Todo esto que sobre el papel queda muy "ecológico" y "sostenible", se topa con la tozuda realidad y es que las placas solares térmicas son el complemento a las calderas convencionales y no al contrario. La norma también nos habla de la limitación de la demanda energética y de la eficiencia de las instalaciones, en un intento de regular lo que gastamos y como lo gastamos.

Es por todo ello que de un tiempo a esta parte la palabra "bioclimática" está en boca de todos los arquitectos e ingenieros.
La arquitectura bioclimática no es más que aprovechar y gestionar la energía que recibimos de nuestro entorno de manera adecuada.
No hay más que echar la vista atrás a la arquitectura tradicional y analizar los sistemas empleados nuestros antepasados para combatir las inclemencias del tiempo. Desde miradores que son acumuladores de calor, distribuciones que permiten una ventilación

cruzada para refrigerar, usar el calor del ganado como "suelo radiante" son sólo algunas soluciones ingeniosas para cubrir una necesidad con pocos medios.

En la actualidad con los avaces técnológicos existentes hemos olvidado todas esas grandes soluciones porque es mucho más sencillo girar la rueda del termostato o pulsar el botón del aire acondicionado.

Entre las medidas que se pueden tomar para reducir de manera sustancial el gasto de energía para conseguir un confort térmico adecuado están:
· Hacer un estudio solar para el diseño de parasoles o celosias que permitan la protección solar en verano y permitan recibir la radiación solar en invierno. Motivo por el cual las fachadas del edificio no deben ser iguales.
· Permitir la ventilación cruzada la cual refrigerará el edifcio en las noches más calurosas del verano.
· Aprovechar la energía geotérmica en sus diferentes versiones
· Almacenar la radiación del sol mediante miradores, galerías solares o muros trombe.

Esta son sólo algunas de las numerosas soluciones, que junto con el aporte de las placas solares harán del uso de la caldera convencional y el aire acondicionado en algo realmente complementario.

RD 235/2013 de Certificación de la eficiencia energética de los edificios

¿Certificado energético: Qué es?

El certificado energético es un informe realizado por un técnico competente en el que se mide cuan eficiente es energéticamente un inmueble, es decir, cuanta energía consume para unas condiciones normales de uso, valorándolo en un rango que va desde la A (más eficiente) hasta la G (menos eficiente).

A pesar de que el Real Decreto habla de técnico competente sin especificar qué técnicos son estos, objetivamente, los técnicos mejor cualificados para realizarlos por sus conocimientos y formación en el área de la edificación son los Aparejadores, Arquitectos, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación.

A partir del 1 de junio de 2013 se hizo obligatorio obtener el certificado energético de todos los inmuebles que se quieran vender o alquilar.

¿Certificado energético: Cómo se obtiene?

Para obtener el certificado de eficiencia energética se realizará la visita por parte de nuestro técnico y llevará a cabo un levantamiento de la vivienda mediante croquis con el cual se obtendrán las superficies útiles, orientaciones, medianeras, posición de ventanas, etc. Posterior a ésto se tomarán datos de las características de los elementos constructivos y de las instalaciones, tales como la composición de los cerramientos, las carpinterías, potencia de la caldera, características del aire acondicionado…

La visita por parte del técnico tiene una duración aproximada de entre 30 minutos y 1 hora dependiendo de la superficie del inmueble y de la geometría de éste.

Desconfíe absolutamente de páginas o promociones que le ofrecen obtener el certificado energético dando los datos por teléfono. A parte de ser una práctica totalmente ilegal, la calificación obtenida no se acercaría ni de lejos a la realidad, pudiendo recaer en una sanción posterior de hasta 6000 euros.

Todos los datos recopilados son introducidos en uno de los programas normalizados para la certificación energética de edificios existentes (CE3 y CE3X) y obtenemos una calificación.

Nosotros no decidimos que calificación obtiene cada inmueble, sino que introducimos los datos lo más objetivamente posible, siempre estimando la opción más favorable dentro de las posibles, para beneficio del usuario.

Dentro del informe se adjuntan unas posibles mejoras que harían que subiese la calificación del inmueble en 2 escalones. No siempre se trata de mejoras que supongan un gran desembolso para el usuario, por ejemplo, la instalación de un toldo en fachadas con exceso de sol podría subir un escalón la calificación. Otras veces, sin embargo si que es necesario colocar aislamiento en paredes y forjados, cambiar las instalaciones, las ventanas, etc.

Insistimos en que las propuestas de mejora son puramente informativas, ni mucho menos el usuario ha de realizarlas para obtener el certificado de eficiencia energética. El certificado se obtiene esté como esté el inmueble, pero tal y como dice el Real Decreto de eficiencia energética de edificios, existe la obligatoriedad por parte del técnico de informar de las posibles mejoras para mejorar la calificación.

El informe del certificado energético obtenido se registra en el órgano competente de cada Comunidad Autónoma.

Con el informe de certificado de eficiencia energética se entrega también el documento de registro y la etiqueta energética. El documento de registro contiene un código que, introduciéndolo en la página del órgano de registro de la comunidad correspondiente, podrá ver la etiqueta obtenida en su inmueble.

Reforma y Rehabilitación - Diferencias entre ambas

A menudo nos encontramos con el uso indistinto de las palabras reforma o rehabilitación para designar la misma acción. Esto es un error ya que son conceptos funcionalmente distintos.

Según la R.A.E Reformar es rehacer, volver a formar, es decir, en un edifico rehacemos o reparamos lo existente para volver a darle la forma original que tenía en un principio y en consecuencia los usos y el programa no varían de forma sustancial.

Por otro lado según la R.A.E. Rehabilitar es habilitar de nuevo o restituir algo a su antiguo estado, que aunque pueda parecer similar a reformar se diferencia principalmente en que en la rehabilitación no se habla de forma sino de funcionalidad, es por ello que en las rehabilitaciones se cambia el uso o la distribución original del edificio, llegando a conservar únicamente la fachada y construyendo un edificio "ex novo" adosado a la fachada original.

Este tipo de actuaciones llamadas fachadas cáscara no conservan ni el espiritu ni la morfología de lo que era el efidicio primigenio conviertiendolo en un mero decorado propio de una película.

Cabe aquí la reflexión si de verdad merece la pena el coste del apeo de la fachada con la consiguiente invasión del espacio público mientras dura la obra, para que sirva únicamente como decorado de lo que fué en su día ese edificio o sería mejor hacer una reconstrucción "come era, dov era" en la que se reproduzca no sólo la fachada sino el interior pero con los avances tecnológicos actuales, así al menos aunque no sea la original pero podremos ver como era y para que servía ese edificio.